El punto de no retorno

No, no tiene nada que ver con lo que dice la canción de que “al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver…”. Más bien va de todo lo contrario. De volver a las mismas sensaciones, de volver incluso al mismo sitio…

Quedan menos de tres semanas, ya está ahí, a la vuelta de la esquina. Parece que todas las fases se han repetido un año después: las ideas difusas, el compromiso de ordenarlas, las primeras pruebas, los consejos de los amigos, los pequeños detalles que te emocionan el día que se te ocurren y, en definitiva, la ilusión por crear algo, por observar cómo va tomando forma y creciendo aquella pequeña ideita…

Y todavía hay más, ya hemos pasado el “punto de no retorno”. El “punto de no retorno” es un término técnico empleado en la navegación aérea, que se refiere al punto de un vuelo en el que, dada la cantidad de combustible consumido, el avión no puede regresar al lugar desde el que partió. Pasado este punto, no queda otra opción que continuar hacia otro destino. Si alguien ha visto la tercera parte de “Regreso al futuro” sabrá que el término también se aplica a máquinas de tren y De Loreans.

Es sugerente al tiempo que le da a uno por pensar “¿y qué carajo hago yo aquí?”. Como cuando estás a 4000 metros de altura y te asomas antes de lanzarte en caída libre. Pero ya no hay tiempo para pensar: Mira, respira hondo y lánzate… ¡Llega el Memorial Ascanio!

3 comments