El martes en la escalera

“Madre mía, madre mía, esto está muerto…”
Goyo Jiménez

Pues sí, amigos ¿qué mejor para reactivar este cuadernillo de bitácora que un poquito de publicidad?

El martes a las 21:30 estaremos “petándolo” el gran Pablo Poza y yo mismo en la Escalera de Jacob. Magia de cerca y locuras varias para los mejores públicos.

Reservas en: http://www.atrapalo.com/entradas/humorymagia-muy-de-cerca_e26321/

¿Y te lo vas a perder?

Add a comment

El punto de no retorno

No, no tiene nada que ver con lo que dice la canción de que “al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver…”. Más bien va de todo lo contrario. De volver a las mismas sensaciones, de volver incluso al mismo sitio…

Quedan menos de tres semanas, ya está ahí, a la vuelta de la esquina. Parece que todas las fases se han repetido un año después: las ideas difusas, el compromiso de ordenarlas, las primeras pruebas, los consejos de los amigos, los pequeños detalles que te emocionan el día que se te ocurren y, en definitiva, la ilusión por crear algo, por observar cómo va tomando forma y creciendo aquella pequeña ideita…

Y todavía hay más, ya hemos pasado el “punto de no retorno”. El “punto de no retorno” es un término técnico empleado en la navegación aérea, que se refiere al punto de un vuelo en el que, dada la cantidad de combustible consumido, el avión no puede regresar al lugar desde el que partió. Pasado este punto, no queda otra opción que continuar hacia otro destino. Si alguien ha visto la tercera parte de “Regreso al futuro” sabrá que el término también se aplica a máquinas de tren y De Loreans.

Es sugerente al tiempo que le da a uno por pensar “¿y qué carajo hago yo aquí?”. Como cuando estás a 4000 metros de altura y te asomas antes de lanzarte en caída libre. Pero ya no hay tiempo para pensar: Mira, respira hondo y lánzate… ¡Llega el Memorial Ascanio!

3 comments

No me he podido resistir…

El siguiente texto fue escrito en la noche del martes 26 de enero de 2010, tras gozar de la “Antología de la cartomagia española” de Miguel Gómez:

Hay días en que uno quiere llegar rápido a casa para irse a dormir. Hay días en que uno quiere llegar rápido a casa porque tiene que hacer cosas para el día siguiente. Hay días en que uno quiere llegar rápido a casa para ver a alguien. Hoy quería llegar rápido a casa para abrir el libro de Miguel Gómez. El título dice mucho de él: “El placer de la magia”.

Observa la siguiente imagen.

Sé que (además de preguntarte si alguien se pondrá esa ropa) te estás riendo. Y yo diría que es muy probable que estés pensando en huevos y una salchicha. Vale, te habrás perdido algún detallito, pero lo de los calzoncillos todo el mundo lo pilla, “es muy obvio”. Ahora bien, es muy probable que en la parte de la camiseta que se ve sólo hayas visto unos simpáticos cactus, sin más, y hayas exclamado algo del estilo de “¡Qué gracioso, cactus!”. Vuelve a mirar a la imagen, intentando descubrir la relación entre los cactus. Otra sensación, ¿verdad? Ahora lo aprecias todo de otra manera. Sin embargo estuvo todo el rato ahí, delante de ti, de un modo oculto o sutil quizá, pero estuvo ahí. Esto me recuerda a la siguiente anécdota:

Dos hermanos, uno mayor y uno pequeño, están viendo una serie en la televisión y se escucha “Lisa, los vampiros son seres inventados, como los duendes, los gremlins y los esquimales”. El hermano pequeño se ríe diciendo “¡Mira, Homer!”. Ni siquiera ha escuchado el comentario y quizá no lo habría entendido si lo escuchara, pero está disfrutando porque ese personaje le parece gracioso. El hermano mayor, obviamente, se ríe porque sabe que los esquimales y los duendes no son seres inventados. Al margen de esta pequeña broma, lo importante es que el hecho de tener más información te hace apreciar las cosas de una manera más profunda, y también maravillarte de que otra persona pueda disfrutar de eso a su modo por tener un conocimiento distinto al tuyo. Lo gracioso es que quizá el guionista de la serie haya escogido a esos seres por alguna razón que al hermano mayor también se le escapa, de manera que él también lo aprecie de forma distinta. Un poco en la tónica de los famosos versos de Borges: “Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. ¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza?”.

Gabi Pareras comenta en su libro “Secuencias” cómo el hecho de conocer los secretos de una secuencia mágica de Joaquín Navajas, pero sin sentir esos secretos físicamente, le hizo vivir una de las experiencias más intensas y reveladoras de su evolución mágica.

Con Miguel Gómez he podido disfrutar de la misma magia desde las dos perspectivas, la del desconocedor y la del “conocedor”. Recuerdo perfectamente la primera vez que le vi actuar. Fue en Tamarite de Litera el sábado 12 de marzo de 2005. Yo había empezado a estudiar magia hacía menos de un año, pero ya tenía ciertos conocimientos. O eso creía yo. Por seguir con el ejemplo de arriba, yo decía “¡qué gracioso, un cactus!”. Pero no entendía nada. Recuerdo perfectamente “el número de los tahúres” y el tremendo impacto que me causó.

Desde entonces hasta hoy he tenido el placer de ver a Miguel en varias ocasiones, cada vez disfrutándolo de una manera distinta (“ah, pero es que ahí…”, “será…”, “no me digas que…”). Y hoy, justo hoy, he disfrutado “la antología” como nunca había disfrutado de un espectáculo. Una lección de construcción (de la sesión y de los juegos), de manejo (de las emociones y de las cartas) y de maestría en todos los aspectos. El más sentido y digno homenaje que se puede hacer a la cartomagia española. Y él, como siempre, sonriente y cercano, motivador e inspirador.

Y por eso no me he podido resistir, porque tenía ganas de aprender más, porque quería entenderle mejor, quería disfrutarle más tiempo. Y por eso me he puesto a leerle y a releerle. Y ya sé por qué sonríe. Sonríe porque él sabe todo esto y sabe que la próxima vez disfrutaré con otro pequeño detalle que, de momento, está reservado a los grandes maestros.

No me cabe duda de que los niños del futuro soñarán con las bellas composiciones de los magos españoles, algunos ya soñamos con la magia de Miguel Gómez.

¡Gracias Miguel!

1 comment

Dos por tres

Este es un post con banda sonora. Pulsa sobre el siguiente enlace con el botón derecho y después sobre “Abrir enlace en una pestaña nueva” con el izquierdo:

Doctor Grillo – Estamos

Siempre que la escucho aparecen en mi cabeza dos personajes con unos carteles haciendo tonterías… Ya lo entenderéis…

Es costumbre en libros y manuales de teatro, religión, magia y artes afines defender y encumbrar al 3 como número especial, mágico y privilegiado. En el maravilloso “Libro de las maravillas”, Tommy Wonder reflexionaba sobre este particular con su artículo “The Family Three”. Como muestra, varios botones que han hecho que el tres sea el número más considerado y respetado de todos los tiempos: los tres “actos” de una historia, principio, nudo y desenlace; los tres estados de la materia, sólido, líquido y gaseoso; las tres facetas del tiempo, pasado presente y futuro; los tres “misterios”, Morfeo, Neo y Trinity; los tres tenores, Carreras, Domingo y Pavarotti; los tres colores primarios, rojo, verde y azul; los tres sabores básicos, nata, vainilla y chocolate; los tres tristes tigres…

¿Y por qué están tristes los tigres…? Precisamente esta profunda reflexión es la que nos lleva por el camino correcto y nos pone sobre la pista del número 2. Basta con mirar un poco a nuestro alrededor para observar que, en efecto, el tercer elemento es casi siempre pernicioso. Entonces los “tríos” dejan de ser una “unión” perfecta y equilibrada para pasar a convertirse en uno de esos míticos pasatiempos de “identificar el elemento extraño”, de decir quién sobra: “tú, ella y la hipoteca”, “tú, ella y la suegra”, “tú, ella y el cura”, “tú, ella y su amante”, “yo, ella y la otra ella” (esto último sí está bien, pero es que siempre es necesaria la excepción que confirme la regla).

En los últimos tiempos he tenido la oportunidad de presenciar algunas de las mejores muestras artísticas de la temporada y de observar cómo el número dos es el protagonista, el que tiene una posición destacada. Quiero comentar y recomendar dos (¡qué curioso!) obras de amiguetes míos.

La primera es “El lado oeste del Golden Gate” de Pablo Iglesias Simón. Me enamoré de esta obra desde el principio. Todo es “raro”, visual, sugerente, mágico, original e ingenioso. Un escenario dividido en dos partes, dos personajes en cada escena, dos realidades posibles… Pero lo mejor es que seamos dos personas las que hablemos de esto, y nada mejor que ver al director reflexionando sobre su propia obra… Mirad la esquina inferior derecha en el vídeo ¡hasta el documental es de la 2! (luego ves el vídeo, ahora sigue leyendo y así acabarás de leer el post a la vez que termina la canción que estás oyendo).

Creo que ahora mismo la obra no sigue en cartel (que alguien me corrija si me equivoco), pero si tenéis oportunidad de verla en algún momento, no lo dudéis, os va a encantar (o no… por aquello de la dualidad).

La segunda es “Por amor al arte” de Germán Bernardo (mago y contador de historias, más desconocido como “Pan”) y Miguel Mayorga (cantautor), un exquisito cóctel de magia, cuentos y canciones de autor. Divertido y emocionante a partes iguales. Podréis disfrutarlo el próximo jueves 7 de enero de 2010 a las 21:30 en la Sala Zanzíbar (calle de Regueros, 9, metros Chueca y Alonso Martínez).

Por amor al arte: magia, cuentos y canciones de autor

Todo comienza cuando los dos llegan a actuar al mismo local el mismo día a la misma hora… A partir de ahí, hora y media de risas, magias, canciones e historias. Tras momentos tensos y de llamadas a sus respectivos “representantes” (¿he dicho ya que había risas?), pasarán cosas (el que las quiera saber que venga a verlo). Se me ha ocurrido una broma bastante particular, que sería el cartel que yo utilizaría para el espectáculo:

Pan y ¡Miguel!

El que quiera entenderla que vaya a verlo. El que quiera saber por qué cuando suena la canción que está terminando me vienen a la cabeza dos tíos haciendo el idiota con unos carteles que vaya a verlo. Gracias Miguel por descubrirme a Doctor Grillo y Paco Bello. El que quiera emocionarse que vaya a verlo. El que quiera entender por qué escribo sobre el número dos que vaya a verlo. Así, es posible que entienda también la siguiente imagen. Gracias Germán por esas historias.

Azul y rojo

Y ahora si quieres ya puedes ver el vídeo y releer todo sin música, que te he obligado a leer muy deprisa…

2 comments

Pod pod cast, pod pod cast…

Pod pod cast, pod pod cast…

Pues sí, pues sí, tras la comida que nos preparó el maestro cocinero José Luis Varo y tras largas conversaciones, finalmente el pasado fin de semana llevamos a cabo la propuesta de Miguel Díaz y grabamos el primer programa de “magiapodcast”, un podcast de magia en castellano. ¿Lo qué? Un programa de radio sobre magia que te puedes descargar en la web oficial del programa (NOTA DEL AÑO 2017: He recopilado todos los programas en http://carlosvinuesa.com/index.php/magiapodcast/). Como invitado el “gran” (en todos los sentidos) Kayto.

Magiapodcast

Magiapodcast

¡Disfrutadlo!

1 comment

Frakson

Sin duda, uno de los grandes maestros de la magia de todos los tiempos fue el madrileño José Jiménez Sevilla, más conocido como “Frakson”. El gran Alberto “Gilbert” y un servidor, con la colaboración de Cristina Medrano, realizamos hace tiempo un póster sobre él para la “Gran escuela de magia Ana Tamariz”:

El póster de Frakson

El póster de Frakson

Su especialidad era la rama de la magia conocida como manipulación, aunque viéndole actuar nadie diría que manipulaba o realizaba técnica alguna. Sólo se veía magia. Se relacionaba con los objetos (cigarrillos, naipes…) de un modo muy especial: los visualizaba en el aire, hablaba con ellos, los mimaba y los hacía aparecer y desaparecer con suavidad y elegancia.

Afortunadamente, se conservan imágenes del propio Frakson actuando. Aquí está “El cigarrillo eléctrico”:

Pero quizá lo mejor sería que escucháramos a algunos de los mejores magos de la geografía nacional hablando sobre el maestro Frakson. Alberto y yo realizamos hace un tiempo este documental en dos partes. Que lo disfrutéis.

2 comments